La Virgen peregrina de Fátima en Molina de Aragón.  
Imagen de Fátima a su entrada en Terrasa, 1950..  
Imagen de Fátima a su entrada en Moropoche, 1953.  
Fátima a su entrada en La Palma, 1954. Fotografía de Adolfo Ayut.  
Fátima a su entrada en La Palma, 1954. Fotografía de Adolfo Ayut.  
Fátima en La Palma, 1954. Fotografía de Adolfo Ayut.  

En Réplicas se recogen sin un afán taxonomizador los distintos emplazamientos, mayoritariamente rurales, en que estas visiones, que jugaron el antiguo rol de proveer de un lugar sagrado, tuvieron lugar. Los mensajes y el simbolismo de las mismas, además de ser un reflejo del inconsciente colectivo, proporcionan una fascinante analogía con la historia política y social del momento.

Al recurrir a Fátima como símbolo de anticomunismo, la Iglesia provocaría en Europa meridional y central visiones imitativas, experimentadas sobre todo por niños. En el Estado español los cambios provocados por el Concilio de Vaticano II y el paso de la dictadura de Franco a la democracia darán lugar asimismo a nuevos fenómenos visionarios, que tendrán su punto álgido en el setenta aniversario de la advocación.

--------

1. Eventos emocionales que consistían en sesiones de prédica cuyo objetivo era la confesión y comunión del mayor número de personas.
2. El rico devoto Pascual Arias suministraría a las ciudades y diócesis copias de la imagen –2.800 en 1950–, muchas serían enviadas en misiones.

» Volver