Pancarta parisima en solidaridad con el pueblo griego.
Muestra de la intervención en sala

Nous sommes tous des français es el resultado de la intervención en la exposición La Ville après les Applaudissements. Des Récits du Sud, comisariada por Manuel Segade con la colaboración de On The Roof, en el Centre d'Art Contemporain Pavillon Vêndome – Clichy, París.

El proyecto centra su investigación en torno al Hospital Beaujon en Clichy, primer hospital vertical de Europa, inaugurado en 1935, y emblema, en su tiempo, del cambio de paradigma sanitario. Beaujon, copia de los hospitales rascacielos americanos, será un modelo emulado en toda Europa.

Si en sus primeros años este hospital fue un símbolo de la Assitance Publique de Paris; la crisis económica actual pone en duda su supervivencia. A imagen del proceso de privatización de la salud pública y el fin del estado de bienestar en Europa, las infraestructuras de Beaujon sufren un proceso de abandono administrativo que va acompañado de la pérdida de especialidades médicas. En Clichy, el Comité de défense de l'hôpital de Beaujon lleva unos cuatro años luchando contra la política de l'Assistance Publique-Hôpitaux de Paris que pretende clausurarlo.

Inicialmente se planteó solicitar a los distintos colectivos sociales que participan en las luchas por una salud solidaria y, en concreto, por el mantenimiento del hospital de Clichy las pancartas de las consignas de sus últimas manifestaciones. En Francia la ley prohibe realizar actos de carácter electoral en las instituciones públicas en los meses previos a las elecciones. La Ville après les Applaudissements. Des Récits du Sud coincidió en el tiempo con la consulta municipal; hecho que condicionó la solución expositiva final.

En el jardín Pavillon Vêndome se presentaron copias de pancartas de las luchas de los movimientos sociales en España, Portugal, Grecia e Inglaterra. La disposición emulaba una marcha que recordaban que el sistema sanitario público ha comenzado a ser desmantelado en esos contextos (1). En la intervención, la ausencia del cuerpo del manifestante sugería que la desaparición sistemática de los cuidados provoca la desaparición del cuerpo de los ciudadanos. Mediante el uso de consignas en lenguas de otros países, muestra habitual de solidaridad entre las comunidades de activistas, como ejemplifica el lema «No pasarán», se apelaba veladamente a la problemática de Beaujon. El título de la intervención, Nous sommes tous des français, sin embargo, lo dejaba claro.

En una de las salas de exposiciones del centro se mostraron documentos que datan de la primera década del hospital de Beaujon. En diversas vitrinas se instalaron fotografías, postales y revistas que daban cuenta de la inauguración de la infraestructura y de su historia durante la ocupación alemana. En las paredes se colgaron reprografías de tomas de época acompañadas de textos extraídos de diversas fuentes en las que se habla de las ventajas económicas de su estructura vertical y las virtudes higiénicas de la altura.

Muestra de las reprografías en sala
Muestra de los contenidos de las vitrinas