Alrededor de un millón de personas pasaron por Ezkioga en 1931, que tenía una población de 550 habitantes.
Peregrinos de catalanes en Ezkioga.  
Coches al pie de la colina de las apariciones.  
 
 
 
 
 
 
 
 

Proyecto compuesto por Aritza, Agerraldia y Grabaketa. En esta serie de obras analizo los aspectos que caracterizan las hierofanías de la Virgen durante el último siglo y medio, periodo que Pablo VI denominará "la era mariana". Cuestiones que tienen sobre todo que ver con el repliegue de los Estados religiosos, el nacimiento de los nacionalismos, la industrialización, el desarrollo de los transportes y los medios de comunicación de masas.

Nos encontramos en el año 1931, en Ezkioga, un pueblecito en el corazón de Guipúzcoa. Allí, tuvieron lugar unas apariciones marianas que hicieron pensar a los feligreses en la posibilidad de un Lourdes que revitalizara la devoción. La búsqueda de la esperanza mariana se dio en el punto de inflexión histórico que supuso el cambio de régimen de la dictadura de Primo de Rivera a la Segunda República, que propondrá la separación entre Estado e Iglesia. Esto suponía un brote de liberalismo y modernismo que la Iglesia intentaría aplacar apadrinando este tipo de fenómenos.

El título del proyecto tiene una alusión doble: por un lado hace referencia a las connotaciones políticas de las visiones, por otro, a un libro homónimo de Ann Braude (1989). La mayoría de visionarios con repercusión mediática eran hombres, pero relatos orales y fotografías de época hablan de mujeres. Aunque no utilizaran una voz propia, éste era un síntoma del protagonismo social reclamado y/o bien una forma de transmitir un mensaje heterodoxo.

» Volver a Aritza
» Volver a Agerraldia