El Palmar. Una mancha de revelado junto al lentisco de las apariciones fue interpretada como muestra divina. Fotografía del aficionado Ignacio Darnaude, 1968.
El Palmar. Camino al lentisco. Fotografía del aficionado Ignacio Darnaude, 1970.  

Bienaventurados trata sobre los nuevos movimientos religiosos. En la base de esta investigación está una de las paradojas de las sociedades occidentales. Por un lado, contribuye al desencanto que desemboca en la secularización, y, por otro, cataliza e impulsa el pluralismo y la configuración de espacios en los que los valores y las normas religiosas, que en un principio estarían inscritas en el ámbito privado de las vidas personales de sus feligreses y comunidades, influyen y determinan aspectos de la vida pública. Esto explica que paralelamente al proceso de secularización y disminución del número de creyentes en las religiones tradicionales, crezca considerablemente el de los nuevos movimientos religiosos. Este fenómeno, amparado en el Estado español por el derecho a la libertad religiosa recogido en la constitución, es un reflejo de lo que sucede a escala mundial.

Las religiones, como los organismos biológicos, atraviesan distintas etapas desde su nacimiento hasta su madurez. El término nuevos movimientos religiosos alude a las primeras etapas de un movimiento social organizado en torno a creencias y prácticas relativas a la concepción de lo sagrado, unidas en una estructura denominada Iglesia. Mi intención es desarrollar un trabajo documental, de carácter fotográfico, en el que queden reflejadas las características fundamentales de estos movimientos contraculturales –entendiendo que son contraculturales porque se presentan como manifestaciones alternativas a las Iglesias predominantes y preservan y transmiten sus creencias mediante pequeños grupos sociales–. El análisis de los nuevos movimientos sociales prolifera en las últimas décadas, período en el que su emergencia y activismo político se ha desarrollado con mayor intensidad. El objetivo de esa reflexión es mostrar que entre los movimientos sociales se encuentran los nuevos movimientos religiosos. Los individuos que forman parte de un movimiento social comparten valores, símbolos o creencias que contribuyen a generar sentimientos de pertenencia a ese movimiento. Estos elementos están relacionados con la imagen que sus seguidores tienen de sí mismos.

Para su desarrollo me remití a grupos y organizaciones culturales y sociales surgidas y modeladas por instancias religiosas, registrando factores que describen aspectos como el entramado de relaciones sociales, la identidad individual y colectiva, la transmisión de las creencias o el contacto generacional.

Me interesa la religión porque es uno de los elementos más importantes en la configuración de la identidad, tanto desde el punto de vista individual como desde el punto de vista social. La religión como ideología e institución social tiene un fuerte arraigo cultural y juega un papel crucial en los procesos de socialización, control social y delimitación de la identidad, determinando –como apunté anteriormente– aspectos de la vida pública.

Tal vez lo fundamental para pertenecer a una comunidad es el deseo de organizar la vida mediante una serie de categorías, como lo familiar, lo insólito o lo peligroso. La idea de que existen individuos esencialmente distintos de nosotros constituye la base sobre la que articulamos nuestro sentimiento de pertenencia a un grupo. Gracias a estas diferencias somos capaces de identificarnos con un modo de vida y una definición de lo que éste debe ser. Pero, para que estas demarcaciones creen un sentimiento de comunidad, no basta con concebirlas, tienen que encontrar una vía de expresión que las haga comunicables, en concreto las imágenes y símbolos. Cuando contemplamos los procesos históricos, observamos que las conquistas religiosas no se explican sin las imágenes y símbolos que configuran nuevas identidades, inventan memorias y producen espacios de representación en el seno de las sociedades que las discriminaban. Documentar este proceso fue uno de los motivos por los que desarrollo esta investigación.

» Volver